“TERAPIA DEL BOSQUE” EN ENFERMEDADES AUTOINMUNES.

Dra. Susana Muñoz Lasa.

Médico Rehabilitadora ADEMM.

Para Lola, nuestra pionera en Terapia del Bosque.

Entre los muchos errores que los seres humanos estamos cometiendo en nuestra época actual, quizá el más grave de todos sea el desprecio y el maltrato hacia la naturaleza y a los animales. Estamos destruyendo el planeta. Y no existe método de maltrato animal que no hayamos practicado ya. Les tratamos con extrema crueldad creyéndonos superiores a ellos. Pensamos que somos  los amos de la creación, y no somos sino parte de ella. Y una parte muy insignificante, me temo. Pese a nuestros aires de grandeza, nuestra vanidad y nuestro egoísmo.

descarga.jpg

Fuente de la imagen: https://cdn.pixabay.com/photo/2015/10/05/15/36/forest-972791_960_720.jpg

El cardiólogo holandés Pim Van Lomel, en su libro, “Consciencia después de la vida[1], habla del estudio holandés (publicado en el Lancet) que realizó  con pacientes coronarios que habían sufrido una Experiencia Cercana a la Muerte, y nos cuenta las enseñanzas que las personas que han vivido esta experiencia, y han podido regresar para contarlo, traen consigo. Estas enseñanzas están despojadas de todo lo superfluo y todo lo postizo y  constituirían como “una hoja de ruta” para una vida plena. Al fin y al cabo, en la muerte uno no se lleva nada más que lo que es. Por tanto, una experiencia cercana a la muerte nos vacía de lo superfluo e innecesario de manera radical. Y es un privilegio conocer estas enseñanzas cuando todavía estamos a tiempo de aplicarlas y sin haber tenido que pasar por el trance de morir. A estas personas les cambia el sentido de la vida, dando importancia a aquello que verdaderamente lo tiene. Y todo ellos coinciden en que lo más importante es “la aceptación y el amor incondicional hacia ti mismo, hacia los demás y hacia la naturaleza Todo lo que se le haga a otro ser vivo tendrá también un impacto en uno mismo; esto se aplica tanto al amor y al afecto como a la violencia y a la agresividad. Por tanto, todo aquel que maltrata a la naturaleza y a los animales, está actuando en contra de las leyes universales de amor. Y tarde o temprano lo recibirá en sí mismo.

Un regreso completo a la vida en contacto con la naturaleza puede ser difícil para muchos de nosotros. Nuestras obligaciones cotidianas, trabajo, familiares, nuestra economía, puede obligarnos a ser un habitante de la gran ciudad, nos guste o no. Pero podemos hacer escapadas para contactar con ella. El contacto con la naturaleza hace tiempo que se sabe que puede mejorar los síntomas de estrés. Científicos del laboratorio de paisaje y salud de la universidad de Illinois, en estados unidos, han concluido que la naturaleza es un componente esencial para una buena salud y un factor influyente en el comportamiento humano. Según los investigadores, en zonas donde hay espacios verdes, la gente es más generosa y sociable y existen fuertes lazos de vecindad social y un mayor sentido de comunidad, más confianza mutua y una mayor voluntad de ayudar a los demás. En cambio, en entornos con menos zonas verdes, el índice de violencia, crimen y delitos contra la propiedad es mayor (Estudios de Kuo FE y col, del departamento de Recursos Naturales y Ciencias ambientales de la  Universidad de  Illinois, USA)

De nuevo desde Japón nos llega la ‘Shinrin –Yoku’  (literalmente, baño del bosque), que es el término que designa una nueva actividad: caminar por la naturaleza con los cinco sentidos. En España la hemos bautizado como “terapia del bosque” (Forest Therapy, en Inglés), que postula que la inhalación de los aceites esenciales que producen los árboles puede, por vía olfativa, modular las respuestas neuroendocrinas de estrés. Pasear por un bosque, abrazar un árbol… podría tener un correlato fisiológico que explicaría por qué resultan tan útiles para calmarnos. Pero también se puede abrazar un árbol desde un parque de nuestra ciudad. La clave está en el sentido meditativo de vivir el momento y olvidar el estrés. Son sesiones de dos horas de paseo por bosques terapéuticos con resultados sorprendentes. Hay descensos del cortisol, de la actividad simpática, y de la presión sanguínea. Disminuye por tanto el estrés y la ansiedad. Interactuar con la naturaleza disminuye la actividad del cortex prefrontal (la zona de toma de decisiones y planificación ejecutiva) y la actividad se desplaza entonces hacia las partes del cerebro relacionadas con las emociones, la empatía y el placer. Aumenta también el número de células NK, responsable de la lucha contra las infecciones y el cáncer[2], [3], y tiene efectos muy positivos en la mejoría del dolor, la depresión y la calidad de vida[4] .En un estudio realizado en Japón sobre 47 participantes en un programa de dos días de duración de terapia del bosque se evidenciaron mejorías con mayor actividad parasimpática, menor actividad simpática y disminución de la presión arterial[5]. En Japón, los resultados son tan evidentes que ya hablan de Forest Medicine[6], con estudios de revisión que muestran descensos en los niveles de cortisol, la actividad simpática, la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, y un aumento en la actividad simpática que indujo un estado de relajación. Los autores de estos estudios[7] aconsejan la terapia del bosque para disminuir la tensión sanguínea y la frecuencia cardiaca, la actividad simpática y las hormonas de estrés (efectos preventivos en hipertensión); para disminuir la ansiedad depresión, ira y fatiga y aumentar las células natural killer (protección frente al cáncer).

Por tanto, en pacientes con enfermedades autoinmunes, un simple paseo en contacto con la naturaleza podría modular su sistema inmune de forma muy beneficiosa. Aprovechémoslo.

[1] Pim Van lommel: Conciencia más allá de la vida. Girona, Ed. Atalanta S.L.,2015.

[2] Song C, Ikei H, Igarashi M, Takagaki M Miyazaki Y. Physiological and Psychological Effects of a Walk in Urban Parks in Fall. Int J Environ Res Public Health. 2015 Nov 9;12(11):14216-28.

[3] Ochiai HIkei HSong CKobayashi MMiura TKagawa T, et al.  Physiological and Psychological Effects of a Forest Therapy Program on Middle-Aged Females. Int J Environ Res Public Health. 2015 Dec 1;12(12):15222-32.

[4] Han JWChoi HJeon YHYoon CHWoo JMKim W. The Effects of Forest Therapy on Coping with Chronic Widespread Pain: Physiological and Psychological Differences between Participants in a Forest Therapy Program and a Control Group. Int J Environ Res Public Health. 2016 Feb 24;13(3).

[5] Park BJTsunetsugu YMorikawa TKagawa TLee JIkei HSong CMiyazaki Y. Physiological and psychological effects of walking in stay-in forest therapy. Nihon Eiseigaku Zasshi. 2014;69(2):98-103.

[6] Miyazaki YIkei HSong C. Forest medicine research in Japan. Nihon Eiseigaku Zasshi. 2014;69(2):122-35.

[7] Li QKawada T. Possibility of clinical applications of forest medicine. Nihon Eiseigaku Zasshi. 2014;69(2):117-21.

 

Anuncios

Ponencia: Gluten y trasplante fecal en Esclerosis Múltiple.

Tras la celebración de las “XX Jornadas de Esclerosis Múltiple”, desarrolladas por ADEMM y celebradas el pasado 23 de Noviembre, hoy os facilitamos el enlace a la presentación en de la ponencia “Gluten y trasplante fecal en Esclerosis Múltiple” (PINCHA AQUÍ), presentada por nuestra compañera Dra. Susana Muñoz Lasa (Médico Rehabilitadora ADEMM).

IMG-20161123-WA0021.jpg

Fuente de la imagen: Asociación de Esclerosis Múltiple Madrid (ADEMM).

Dra. Susana Muñoz Lasa (Médico Rehabilitadora ADEMM), Dra. Lucienne Costa-Frossard França (Unidad de Esclerosis Múltiple – CSUR Servicio de Neurología del Hospital Universitario Ramón y Cajal), Gerardo García Perales (Presidente ADEMM), Javier Font (Presidente FAMMA-Cocemfe Madrid).

Se trata de la presentación en diapositivas que acompañó durante su ponencia. Podéis encontrar información más desarrollada en artículos escritos por ella previamente (y publicados en este blog); así como, comentando esta entrada podéis plantearle cualquier duda que os surja al respecto.

Esperamos que la información resulte de vuestro interés.

Un saludo y muy buen jueves!!

 

El ESTRÉS Y LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES: TERAPIAS COMPLEMENTARIAS.

Dra. Susana Muñoz Lasa.

Médico Rehabilitadora ADEMM

Como hemos ido viendo en otras entradas en este blog, hoy ya nadie duda que parece de vital importancia para nuestra salud el correcto funcionamiento de nuestro eje psico- neuro- inmuno- endocrino. Ya hemos visto como, a partir de la alimentación, podemos modificar el funcionamiento neuroinmune. Pero en este contexto, nos quedaba un factor principal que es el desencadenante de muchos de los episodios y exacerbaciones de las enfermedades autoinmunes: el estrés.

stress-853645_960_720.jpg

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/static/uploads/photo/2015/07/21/07/01/stress-853645_960_720.jpg

Todas las personas que padecen enfermedades autoinmunes o las familias o personal que trabajamos con ellos sabemos que muchos de los brotes de enfermedad aparecen cuando se atraviesa una situación de estrés. Más que un estrés puntual (por ejemplo, un pequeño incidente de tráfico), nos referiremos aquí a un estrés continuado. Así, nuestros pacientes de EM suelen ser bastante precisos en cuanto a que pudo desencadenar la aparición de su brote (estaba atravesando un divorcio; la enfermedad de mis padres; problemas de índole laboral…). Situaciones de estrés mantenido que, a través del sistema nervioso y el sistema endocrino, producen una secreción elevada de cortisol. La respuesta al estrés intenta facilitar al organismo una “huida” de la agresión. Por tanto, se activa todo lo que al animal le permita huir. Todas las actividades que no comporten un beneficio inmediato se aplazan.

Y este ajuste de supervivencia se realiza a través de la secreción de cortisol. Sin embargo, el cortisol, como bien sabemos, puede producir inmunosupresión. Entonces, podríamos pensar: pero esto, en realidad, ¿no beneficiaría a la enfermedad autoinmune? Todos sabemos que muchos brotes de enfermedades autoinmunes se tratan con cortisona. No, no es exactamente así. El cortisol precisamente, impediría la acción de los linfocitos mediadores en conflictos: los linfocitos T reguladores. La situación de estrés lo que haría sería disregular aún más el precario equilibrio inmune de estas enfermedades, afectando sobre todo a los linfocitos T reguladores e impidiendo que pudiesen poner orden en el caos autoinmune de sus compañeros, los Th1 y Th2. Produciría una  inmunosupresión generalizada e inespecífica, más perjudicial que beneficiosa. Con lo que, ante una situación de estrés, el brote autoinmune estaría servido. Se ha evaluado ya  el efecto del manejo del stress en algunas enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo 1[1] observándose que las técnicas de relajación tienen un impacto positivo en el stress y el estilo de vida de padres con hijos con diabetes tipo 1. Así que quizá no sería disparatado ampliar la indicación de estas técnicas también  a los familiares de pacientes con enfermedades autoinmunes.

La medicina integrativa, que ya hemos visto que resulta muy eficaz en el campo de la oncología, tiene en el sistema inmune un campo de actuación muy importante. En un trabajo muy interesante publicado en la revista Clinical Review in Allergy & Immunology[2], los autores se cuestionan, en relación al uso de las terapias complementarias,  si, más que dudar de los efectos de estas técnicas milenarias que han demostrado su eficacia a lo largo de los siglos en antiguas culturas de Oriente próximo, África y China, el problema no sería  nuestra medicina occidental, que es incapaz de encontrar la forma de tratar integralmente a nuestros pacientes, y por ello los empuja a utilizarlas. La forma correcta de solucionar este problema sería integrar ambas terapias y buscar su mecanismo de acción. En este sentido, diversos estudios parecen indicar que el mecanismo de acción de muchas de ellas  sería a través del sistema inmune, modificando el balance Th1/Th2 en ambas direcciones a través de los linfocitos T reguladores, y por tanto, siendo de potencial aplicación todas aquellas enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario.

Volviendo entonces a nuestro problema,  ¿Cómo manejamos entonces el estrés?  Pues en este contexto, todas aquellas terapias complementarias que ayuden a bajar nuestro nivel de estrés serán beneficiosas, ya que disminuirán la posibilidad de que se produzcan brotes y exacerbaciones de la enfermedad, y en caso de que se produzcan, su disminución ayudaría a modular su gravedad y su duración. Pueden actuar también sobre la depresión y la ansiedad que suelen acompañarlas. Muchas además serán excelentes terapias físicas para las discapacidades que la enfermedad pueda ir produciendo. No tienen efectos secundarios y si se buscan profesionales serios y comprometidos, tampoco tienen por qué tener un coste elevado. Los efectos clínicos son evidentes. No existe ninguna razón para, al menos, no probarlas. En ningún momento, y esto que quede claro, para sustituir a los tratamientos prescritos por vuestros médicos, sino como una terapia complementaria a ellos que puede aportar numerosos beneficios.

Hoy día, la corriente “mind-body medicine” (medicina cuerpo mente) va poco a poco ganando adeptos y mostrando eficacia[3],[4]. En este proceso de integración de la medicina convencional y la medicina complementaria son pioneros hospitales dedicados al tratamiento del cáncer como el MD Anderson Cáncer Center o el Memorial Sloan Kettering Cáncer Center, a través de la oncología integrativa, que busca combinar la oncología convencional con las prácticas de medicina complementaria que han demostrado ser eficaces, para aportar al enfermo una atención y un tratamiento más completo. Pues sería lógico y deseable exportar esta visión integrativa a toda la práctica médica, y muy especialmente, a las enfermedades autoinmunes.

Yoga, Reiki, Musicoterapia, Chi Kung, Tai Chi, Acupuntura, Shiatsu, Meditación, Mindfulness, Intervenciones asistidas con animales, Shinrin-Yoku (literalmente, Baño del Bosque o Terapia del Bosque)….. Como decía san Pablo en su carta a los Tesalonicenses: “Probadlo todo y quedaos con lo mejor”.

[1] Tsiouli EPavlopoulos VAlexopoulos ECChrousos GDarviri C. Short-term impact of a stress management and health promotion program on perceived stress, parental stress, health locus of control, and cortisol levels in parents of children and adolescents with diabetes type 1: a pilot randomized controlled trial. Explore (NY). 2014 Mar-Apr;10(2):88-98.

[2] Chang CGershwin ME. Integrative medicine in allergy and immunology. Clin Rev Allergy Immunol. 2013 Jun;44(3):208-28.

[3] Senders et al. Mind-body medicine for multiple sclerosis: a systematic review. Autoimmune dis. 2012;2012:567324. doi: 10.1155/2012/567324. epub 20 12 nov 22.

[4] Astin JA, Shapiro Sl, Eisenberg DM, Forys KL. Mind-body Medicine: State of the Science, Implications for Practice. JABFP 2003.16(2):13147.

Sueño y descanso en Esclerosis Múltiple.

Dra. Susana Muñoz Lasa.

Médico Rehabilitadora ADEMM.

         La mayoría de las enfermedades autoinmunes  cursan con trastornos del sueño. Y la Esclerosis Múltiple no es una excepción. Una de las quejas que más frecuentemente plantean los enfermos es sus problemas para dormir durante la noche. Además, en muchos de ellos se producen episodios incontenibles de sueño diurno que en algunos casos (no todos), podrían corresponder a episodios de narcolepsia. Y si queremos redondear aún más el círculo,  recientemente se ha descubierto que la narcolepsia (una enfermedad grave del sueño  que afecta a más de 3 millones de personas en el mundo, podría tener un origen autoinmune)[i]. Por tanto, la relación, sueño-autoinmunidad parece indiscutible. Las responsables serían unas sustancias llamadas citoquinas, que son unos mensajeros que ayudan a regular el sueño. Se producen en grandes cantidades en la inflamación (sobre todo el factor de necrosis tumoral alfa y la interleukina-1) y tienen propiedades somnogénicas, es decir, inducen la aparición de sueño. Esta es la razón por la que estados inflamatorios (una infección gripal, por ejemplo) nos produzca tanta somnolencia. Y esta es la razón por la que, las enfermedades autoinmunes, en las que hay un gran componente inflamatorio, se produzcan somnolencias diurnas excesivas e insomnios nocturnos persistentes.

cat-712216_960_720.jpg

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/static/uploads/photo/2015/04/08/06/40/cat-712216_960_720.jpg

         En pacientes con Esclerosis Múltiple son frecuentes las quejas subjetivas en relación a la calidad del sueño, con despertares frecuentes, trastornos en la conciliación, insomnio, síndrome de las piernas inquietas, somnolencia diurna, episodios de narcolepsia, apnea del sueño, … que podrían contribuir a aumentar la fatiga que presentan.

         Es por ello, el manejo del sueño resulta de vital importancia en nuestros pacientes. Porque, como si de un círculo vicioso se tratara, la falta de sueño puede producir a su vez aumento de cortisol y con ello, alteración de la respuesta inmune. Se produce además una disminución la capacidad de procesar glucosa (la restricción de sueño a largo plazo _menos de 6,5 horas por noche puede reducir la tolerancia a la glucosa en un 40%). Por si esto fuera poco, las personas con falta de sueño tienen menor probabilidad de ser físicamente activas, lo que deriva en un menor gasto de energía. Son algunas las razones por las que la falta de sueño puede conducir al sobrepeso. Cuando la duración del sueño es inferior a 8 horas, se producen cambios en las hormonas que controlan el hambre; los niveles de leptina (reductora del apetito)  disminuyen, mientras que los niveles de grelina (estimulante del apetito) aumentan. Por ello, un sueño acortado de forma habitual produce un aumento de la masa corporal, lo que aumenta aún más los problemas de salud. Además, se asocia también con hipertensión, insuficiencia cardiaca congestiva,  ansiedad y  depresión.

         ¿Cómo podríamos entonces mejorar la calidad del sueño de forma no farmacológica?

         En primer lugar, no se debe tomar ningún medicamento de herbolario (sea para dormir o por otra razón) sin consultar previamente a un médico porque muchas de estas hierbas presentan interacciones, entre sí y con otros medicamentos que se puedan estar ingiriendo. Por ejemplo, el gingseng , la equinacea y el regaliz pueden estimular el sistema inmune (ya de por sí sobreestimulado). Otras pueden presentar efectos sedantes potencialmente peligrosos si se combinan con baclofeno, tizanidina, diacepam, clonacepam ( u otras benzodiacepinas), antidepresivos  o alcohol, como por ejemplo la hierba de San Juan y la valeriana. Hay algunas que, en combinación con los esteroides, pueden aumentar los niveles sanguíneos de azúcar e incrementar el potasio sérico, o disminuir la potencia de los esteroides, como por ejemplo el aloe, la cáscara sagrada o la senna (senosidos utilizados como laxantes). Finalmente, algunas hierbas pueden irritar el tracto urinario, como la canela, el mate, la cola de nuez… Por ello, siempre antes de iniciar un consumo de herbolario para el insomnio, debemos consultar a nuestro médico.

         En segundo lugar, hay algunos recursos que pueden ayudarnos a conciliar el sueño sin la necesidad de ingerir fármacos.

         La aromaterapia puede ayudarnos. La lavanda es una planta que ayuda a conciliar el sueño. Rociar la almohada con un aerosol de lavanda o fabricarnos nosotros una pequeña almohada con lavanda o lavandina puede ayudarnos a conciliarlo con más facilidad.

         Realizar un ejercicio físico moderado entre 4 y 6 horas antes de irse a dormir, como ya hemos visto en la entrada sobre Ejercicio y EM.

         Se recomienda orientar, si es posible, la cabecera de la cama hacia norte. Según el feng shui, la forma en que está amueblada nuestra casa puede influir en nuestra salud. Pero en este caso, hay una posible explicación científica. La tierra es un enorme imán con los polos magnéticos orientados Norte_Sur. Por tanto, esa orientación sería la más favorable para el descanso.

Hay que intentar evitar la presencia de campos electromagnéticos tanto como sea posible. Retirar el wifi, el teléfono inalámbrico, el radio despertador de cable, prolongadores innecesarios y desenchufar todo el resto de aparatos que no se usan. Si podemos apagar el móvil, apagarlo. Si no nos podemos permitir el lujo de quedar desconectados durante la noche, llevarlo al lugar más alejado de la cabecera de la cama desde donde todavía podamos oírlo. La glándula pineal, situada en la base de nuestro cerebro, es la responsable de la secreción de dos hormonas muy importantes para el sueño. Durante el día, en presencia de luz, secreta serotonina, lo que nos hace estar activos y de buen humor. Por la noche, en ausencia de luz, secreta melatonina, lo que nos induce a dormir. La presencia de radiaciones electromagnéticas artificiales especialmente durante la noche (las procedentes del móvil) “confunden” la glándula pineal, con lo que la secreción de estas dos hormonas se altera. Aunque nos parezca increíble, se puede producir insomnio por las radiaciones electromagnéticas del teléfono inalámbrico del vecino puesto al otro lado de la pared del dormitorio. La glándula pineal se conoce también como “el tercer ojo” ya que, por una parte, presenta fotoreceptores sensibles a la luz, y además, se han realizado estudios comparativos con la retina que sugieren mecanismos genéticos y moleculares comunes entre ellas[2]. Además, la glándula pineal también secreta la dimetiltriptamina (DMT), que, en un aporte exógeno puede producir alucinaciones, pero que en una secreción endógena podría estar relacionada con la regulación del sistema inmunológico, regulando la inflamación y la homeostasis inmunitaria. La relación sueño_función inmunitaria se refuerza. Y esto explicaría por qué la mayoría de las enfermedades autoinmunes presentan alteraciones del sueño.

          Y finalmente, algunas personas recomiendan que sean nuestras mascotas las que escojan la habitación que servirá de dormitorio. Es tal la fiabilidad de los perros a la hora de escoger lugares con buena energía que algunos grupos nómadas vigilan dónde se tumban sus perros antes de colocar la tienda o lugar de dormir. Al contrario que pasa con los gatos. Los felinos parecen preferir lugares donde se produzcan alteraciones telúricas, por lo que deberíamos evitar poner la cama en sus lugares preferidos de descanso.

         Son medidas de sentido común que no cuesta nada probar. Porque todos los medicamentos para dormir acaban produciendo dependencia y mi consejo es evitarlos tanto como sea posible. ¡Un buen paseo, un buen libro (de los de verdad, de los de antes, con un papel que podamos acariciar) y el destierro del móvil al cuarto de baño, obrarán maravillas!

[1] De la Herrán-Arita AKGarcía-García F. Narcolepsy as an immune-mediated disease. Sleep Disord. 2014;2014:792687. doi: 10.1155/2014/792687. Epub 2014 Jan 14.

[2] Mano HFukada Y. A median third eye: pineal gland retraces evolution of vertebrate photoreceptive organs. Photochem Photobiol. 2007 Jan-Feb;83(1):11-8.

 

Ejercicio físico y Esclerosis Múltiple.

Dra. Susana Muñoz Lasa.

Médico Rehabilitadora ADEMM.

“Para hacer ejercicio pasea con alguien que te acompañe de buen grado, preferentemente un perro”.

                                                        David Brown

El ejercicio físico es uno de los pilares de la salud, se tenga una enfermedad de base inmune o no. Ha demostrado sus efectos beneficiosos  en muchas enfermedades como el cáncer, en el que se ha demostrado que una dieta saludable, acompañada de actividad física moderada y un control del peso, puede prevenir entre un 15 y un 30 por ciento de los tumores. (Antonio Agudo, investigador del programa de investigación en epidemiología del cáncer del ico _instituto catalán de oncología). El ejercicio de alta intensidad, por ejemplo, a través de la adrenalina, moviliza las células NK que destruyen los tumores[1]. Entonces, estos efectos sobre la inmunidad, ¿podrían beneficiar a las enfermedades autoinmunes? Sí, pero hay algunos factores que tenemos que tener en cuenta.

ironman-runner-training.jpg

Fuente de la imagen: http://www.publicdomainpictures.net/pictures/160000/velka/ironman-runner-training.jpg

La mayoría de las enfermedades de base inmune cursan con una fatiga que podríamos definir como invalidante. En la Esclerosis Múltiple es muy constante e intensa, limitando a los pacientes la realización de gran parte de las actividades de su vida cotidiana. Pero no solo se produce en Esclerosis Múltiple. Lupus, hipotiroidismo, miastenia, síndrome de la fatiga crónica, artritis reumatoide…todas ellas cursan con una intensa fatiga por lo que el ejercicio físico ha de ser pautado, razonable y controlado.

Pautado, porque un profesional (médico, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional…) debe decirnos que, como y en qué condiciones debemos realizar el ejercicio físico.

Razonable porque no debemos exceder aquello que nuestro cuerpo puede realizar. Las enfermedades de base inmune no son como el deporte, que cuanto más entrenas, más desarrollas tus capacidades. En estas enfermedades, cuando la fatiga aparece hay que pararse a escucharla, y ajustar lo que vamos a hacer a lo que podemos hacer. Algunas veces los pacientes de EM me cuentan que salen a caminar, y sienten que se fatigan, pero se fuerzan a caminar hasta la extenuación. Eso les perjudica porque como les intento explicar, en ese tipo de fatiga es el sistema nervioso central el que está fallando, no el músculo. Y por mucho que le fuerces, el músculo no responderá porque lo que le faltan son las baterías. Siéntate, descansa, y en una media hora, reanuda la marcha. Conseguirás tu objetivo igual, solo tardarás un poco más de tiempo.

Controlado porque un exceso de ejercicio puede ser tan perjudicial como la ausencia total de él. Pero si lo realizamos con cabeza, no hay límites que nuestros pacientes no puedan alcanzar. Ramón Arroyo, un paciente con Esclerosis Múltiple, completó un ironman (la prueba más dura que existe, 3,8 kilómetros nadando, 180 kilómetros en bicicleta y para rematar, 42,195 kilómetros corriendo) en 2013. En sus propias palabras: “Yo no soy ninguna persona especial; soy una persona absolutamente normal… pero desde luego no me voy a quedar en casa. En muchas cosas de mi vida no he sido el más rápido o el mejor, pero rendirse no ha sido una opción.” Pero, como él mismo dice, “Todos tenemos nuestro Ironman. A los afectados  os pido que os planteéis vuestro Ironman. El Ironman es una distancia y cada uno tiene su distancia.” Os recomiendo su libro, “Rendirse no es una opción” [2]. El ser humano es verdaderamente increíble.

Por ello, vamos a ver cuál sería la mejor actividad física para nuestro Ironman particular. Este ejercicio va a tener efectos muy beneficiosos generales (cardiovasculares , respiratorios..) pero además , se ha visto que en determinadas circunstancias, el ejercicio físico puede tiene un efecto anti-inflamatorio que podría ser beneficioso en el conjunto de enfermedades a las que nos estamos refiriendo[3].

En mi opinión, el mejor ejercicio para estas enfermedades es el ejercicio aeróbico suave. Yo comenzaría por caminar. ¿Qué puedes 50 metros? 50 metros. ¿Qué puedes 200? 200 metros. ¿Qué llegas a un kilómetro? Un kilómetro. Después, párate, descansa, y cuando te recuperes de la fatiga, otro poquito más. Lo más importante es ser constante, empezar a caminar todos los días. En especial para los pacientes de Esclerosis Múltiple (a los que les afecta muchísimo el calor) pero en general para todos los demás, evitando, en los meses de verano, las horas centrales del día.

Después, se puede añadir natación. ¿Cuál es el mejor estilo? Pues si se sabe nadar bien, cualquiera de ellos. Si no se sabe nadar, evitar braza y crol, ya que en braza se tiende a levantar excesivamente la cabeza y posteriormente hay dolores en el cuello y la espalda, y en el crol, los giros de cabeza pueden producir dolores cervicales. Nadar suavemente, sin metas. Como al andar. ¿Puedo hacer un largo? Pues lo hago. ¿Llego a diez? Pues hago diez. Hay que recordar que la natación es un ejercicio magnífico para el cuerpo pero que  no trabaja sobre la osteoporosis. Algunas veces los pacientes nos lo preguntan. No, la natación no hace que se deposite calcio en los huesos. Pero es beneficiosa en otros muchísimos aspectos de nuestra salud.

¿Pueden montar en bicicleta? Montar en bicicleta (de paseo o estática) es recomendable con algunas precauciones. El pedaleo como inicio debe  ser suave y lento pero sostenido durante un periodo de tiempo, que puede ser de 10 minutos inicialmente, para luego ir aumentando el tiempo y la intensidad. En la bicicleta estática no se recomienda poner resistencia. Pero hay que tener precaución en aquellas enfermedades autoinmunes que cursen con afectación articular en la rodilla, ya que ésta se trabaja mucho durante el pedaleo y puede llegar a ser dolorosa. Y parar en el momento en que aparezca la fatiga.

Bailar puede ser una opción muy agradable para hacer ejercicio físico. Un estudio realizado sobre pacientes con artritis reumatoide en clase funcional III[4] realizado durante 8 semanas mostró que podían realizarlo sin cansarse durante 25 minutos mejorando de forma global todas sus habilidades locomotoras. En general, bailar aporta todos los beneficios del ejercicio físico pero además es una actividad social compartida que también mejora mucho es estado anímico, la autoestima, la sensación de bienestar y la calidad de vida.

En nuestra Asociación nosotros hemos introducido un grupo de Pilates Terapéutico. Preferiblemente ejercicios de suelo. El método Pilates, o simplemente Pilates, es un sistema de entrenamiento físico y mental creado a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates, quien se basó en su conocimiento de distintas especialidades como gimnasia, traumatología y yoga, uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación. Al hablar del concepto Pilates o del Pilates Terapéutico debemos aclarar que los ejercicios son dirigidos para todo el grupo, teniendo en cuenta los problemas que cada persona padece. Es por ello por lo que el grupo no puede ser muy numeroso. Consiste en adaptar los ejercicios del método Pilates a las características de cada usuario con la finalidad de prevenir, aliviar el dolor y mejorar el esquema corporal. Sus beneficios son muy numerosos: favorecen la postura y el equilibrio corporal; trabajan casi todos los grupos musculares, grandes y pequeños, sin incrementar la masa muscular, mejorando  la condición física y mental del practicante. Puede reducir la ansiedad y el estrés, ya que, requiere mucha concentración para la realización de los ejercicios despejando la mente de los problemas personales, desarrollando así la concentración y atención. Y por último, puede ayudar en el tratamiento de la osteoporosis, ya que al estimular la formación de masa ósea, reduce el riesgo de fracturas. Este método está diseñado y aplicado por fisioterapeutas para uso específicamente en el área de la rehabilitación.

Además de todos los beneficios anteriormente mencionados, el ejercicio físico puede también ayudar a dormir mejor. Para tener un sueño más profundo, se recomienda actividad física entre cuatro y seis horas antes de irse a dormir. El ejercicio, al inicio, incrementa la actividad metabólica, la del sistema nervioso simpático (nos prepara para la acción, asciende la frecuencia de los latidos cardiacos) y también la temperatura corporal. Después, se va produciendo la reacción contraria, una curva descendente durante la cual disminuye la tasa metabólica, existe predominio del sistema parasimpático (responsable de las actividades que ocurren cuando el cuerpo está en reposo) y se reduce la temperatura corporal, lo que facilita la conciliación del sueño. El ejercicio aumenta además los niveles de serotonina. Para mejorar la calidad del sueño se recomiendan protocolo de 30 minutos unas tres o cuatro veces por semana. Otros estudios también señalan que  150 minutos de ejercicio a la semana podrían mejorar hasta en un  65% la calidad del sueño.

Por tanto, un paseo diario de 30 minutos puede aportarnos múltiples beneficios en las enfermedades autoinmunes. Después, cada uno, en función de sus capacidades, puede buscar su propio Ironman. Lo importante es realizarlo de acuerdo a las propias capacidades, sin comparase con nadie. Porque: el primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estas.

Bibliografía:

[1] Pedersen L et al, Voluntary Running Suppresses Tumor Growth through Epinephrine- and IL-6-Dependent NK Cell Mobilization and Redistribution. Cell metabolism, 2016.

[2] Ramón Arroyo: Rendirse no es una opción. Barcelona. Ed. Amat. 2016.

[3] Gleeson MBishop NCStensel DJLindley MRMastana SSNimmo MA. The anti-inflammatory effects of exercise: mechanisms and implications for the prevention and treatment of disease. Nat Rev Immunol. 2011 Aug 5;11(9):607-15.

[4] Moffet HNoreau LParent EDrolet M. Feasibility of an eight-week dance-based exercise program and its effects on locomotor ability of persons with functional class III rheumatoid arthritis. Arthritis Care Res. 2000 Apr;13(2):100-11.

Esclerosis Múltiple y novedades farmacológicas.

Al hilo de otras publicaciones referidas a investigación sobre Esclerosis Múltiple, hoy queremos compartir información sobre la autorización que ha concedido la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) a la comercialización de daclizumab (Zynbrita), de Biogen y AbbVie.

21451288123_1b98c79c56.jpg

Fuente de la imagen: https://c1.staticflickr.com/1/741/21451288123_1b98c79c56.jpg

Se trata de un nuevo fármaco que “tiene un mecanismo de acción inmunomodulador que controla la inflamación sin causar una depleción generalizada en el sistema inmune y cuyo efecto inmunológico puede revertirse en el plazo de seis meses”.   

En comparativa con el interferón beta-1ª, el daclizumab (que se administra mensualmente), disminuyó el número de brotes, la progresión de la discapacidad y nuevas lesiones cerebrales. Igualmente, se hace hincapié en la “reversibilidad”.

Podéis acceder a la información completa, pinchando AQUÍ.

Esperamos que la información resulte de vuestro interés.

Un saludo y que tengáis muy buen martes.

Nueva pieza del puzzle: identificada primera causa genética de la EM.

Buenas tardes a tod@s,

Hoy compartimos con vosotr@s la última entrada publicada (PINCHA AQUÍ) por Jesús Santiago en su blog “Blog Esclerosis Múltiple”.

En ella hace referencia a la noticia, publicada la semana pasada, en la que se informaba sobre la identificación de la primera causa genética de la Esclerosis Múltiple.

psychology-544405_960_720.png

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/static/uploads/photo/2014/11/24/18/51/psychology-544405_960_720.png

A parte de por la relevancia de los resultados de esta investigación, queremos compartir con vosotr@s esta información haciendo hincapié, como en ocasiones anteriores, en la vital importancia que tiene el apoyo a la investigación.

Gracias a ello, poco a poco se van sumando piezas al puzzle que, poco a poco también, van encajando dando una “imagen” más concreta de esta realidad y, por ende, facilitando y/o abriendo nuevas perspectivas de intervención y abordaje.

Esperamos que la información resulte de vuestro interés.

Un abrazo y que tengáis feliz tarde.