Running y Esclerosis Múltiple

sport-shoe-1470061_960_720.jpg

Ya es primavera y con el buen tiempo a nuestro alrededor empiezan a aparecer  las carreras y retos deportivos. Tenemos ejemplos de personas afectadas por EM como Ramón Arroyo, que son muy activos en este tipo de retos deportivos, pero, el running o los retos deportivos tipo maratón, ultratrail, etc… ¿son positivos o negativos en la EM? Hoy hemos querido entrevistar a nuestro compañero Enrique Mostaza, Fisioterapeuta en ADEM Madrid desde hace más de 9 años, por sus manos han pasado muchos pacientes con EM, todos distintos, por supuesto.

Quique, en Esclerosis Múltiple ¿El running es un ejercicio idóneo?

El running  se ha puesto muy de moda en los últimos años debido a la facilidad para practicarlo y su bajo coste económico, como ejercicio es muy completo siempre y cuando se realice correctamente.

¿Qué beneficios puede aportar?

Aporta varios beneficios a corto- medio plazo entre los que podemos señalar mejoras a nivel respiratorio, vascular, de la resistencia y de la  fuerza entre otros…

¿Qué problemas puede ocasionar?

Puede desencadenar algún tipo de lesión a medio o largo plazo, como cualquier otra actividad de nivel moderado o fuerte. Estas lesiones vienen provocadas por distintos factores:

  • La falta de entrenamiento a la hora de realizar una actividad de este tipo.
  • No hacer estiramientos.
  • No darle al cuerpo la recuperación necesaria después del trabajo físico.
  • La no correcta alimentación antes y después del ejercicio.
  • Tener una postura corporal no adecuada durante la realización del ejercicio.

Todos estos factores son desencadentes de lesiones y tenemos que controlarlo. En el caso de tipos de  “running” más fuertes como el maratón, ultratrail, Iron man… el riesgo de lesión o daño aumentan si no tenemos el entrenamiento y preparación adecuada.

Una persona que practique mucho ejercicio, ¿dejaría de necesitar rehabilitación?

Claramente no, son procesos complementarios. La fisioterapia es beneficiosa para gente que realiza actividad física habitual, ya que ayuda a un mejor mantenimiento y una recuperación del cuerpo, previniendo lesiones.

¿Qué consejo darías a una persona que quiere empezar a entrenar running?

Es importante controlar el nivel de esfuerzo y la cantidad de actividad física, es importante que sea progresivo y compensado. Hay que tomarse la actividad con  tranquilidad, respetando los límites del cuerpo. Es muy importante que se dejen aconsejar por profesionales que conozcan bien la Esclerosis Múltiple y cuiden mucho su postura corporal al practicarlo.

Gracias Enrique por tus respuestas, seguro que estos consejos son de utilidad para todas aquellas personas con Esclerosis Múltiple que se van calzar unas zapatillas estos días.

Anuncios

Silleando por la Vida con Cristina

 

Silleando por la vida.png

Madrid…

Más de 789 millones de páginas aparecen en Google sobre ella…  actividades, espacios, servicios, comercios, parques, museos, risas, tiempos, música, cine… que veraz parece resultar su slogan “de Madrid al cielo”  con tantas ofertas disponibles.

Si, de Madrid al cielo, pero como ya escribí una vez en no recuerdo que contexto, de Madrid al cielo con escaleras, y si no las puedes subir, prepárate para lo que venga.

Una de las cosas que más me llamó la atención cuando comencé a usar la silla de ruedas, fue contemplar como esta ciudad que hasta entonces tanto disfrutaba y admiraba se envolvió, de pronto, con un abrupto cristal. Atónita contemplé su transformación en un monstruoso escaparate que deja ver las ofertas, incluso oír las risas y oler las comidas y… y… … y nada más… siempre como un gran, hermético e inaccesible escaparate. Yo era la misma, el mismo nombre y la misma cara… sólo hubo un cambio, la silla, y eso hizo que la ciudad cambiara.

Dejé un tiempo de asistir a los cumpleaños de mis amigos (…la mayoría de los sitios eran inaccesibles…), dejé un tiempo de asistir a conciertos (…la mayoría de los locales eran inaccesibles), dejé un tiempo de comer con mi  familia (…no era fácil encontrar restaurantes accesibles) y dejé demasiado tiempo que esta ciudad me dejara al otro lado del escaparate con sus abruptas aceras, sus innombrables  escaleras, sus pequeñas puertas y sus imposibles rampas.

Así que en esta situación, a mi sólo se me ocurren tres posible opciones: 1. quedarse en casa, 2. enfadarse con el mundo, 3. buscar y luchar alternativas… yo me quedo con la tercera. Y por eso comienzo a escribir este espacio que agradezco me han ofrecido, y por eso espero que sea un espacio de todos y de todas.

Lo primero que da fuerza, es saber que hay opciones (si…como las brujas…”haberlas haylas”…)Existen lugares maravillosos y accesibles, espacios de ocio y cultura sin limitaciones ni condiciones… sólo hay que saber buscarlos y tener la suerte de encontrarlos. Y como reivindico que en cuestiones del tiempo no debería entrar el factor suerte, podemos crear desde aquí un espacio que nos señale, con un mínimo filtro, restaurantes, cines, cafeterías, tiendas, museos, conciertos, actividades…

No debemos olvidar nunca que todo lo que tenemos en nuestra vida, todo lo que consideramos normal, puede ser algo nuevo y ni siquiera imaginado por otra persona. Conocer un sitio donde hagan pollo con almendras y tenga una rampa accesible, entrar en el teatro, un lugar en la playa con sillas híbridas y baños accesibles, conciertos, volar en parapente, disfrutar de un bonito atardecer… Hay experiencias que no sólo deben servir para enriquecer nuestra vida, también deben ser compartidas para quien quiera o pueda aprovecharlas, y creo que, sólo así, lo que vivimos, nuestras propias vidas, se hacen de verdad grandes.

Y por eso este espacio no va a ser mío, va a ser de todo el que tenga algún sitio que recomendar, algún truco que contar o, simplemente, algo que decir. Yo iré escribiendo sobre lugares y actividades que he realizado, y también incluiré algunos de los “apaños” que a mi me están haciendo la vida más fácil, “más mejor”. Pero yo, sólo soy yo, así que este espacio se hará valioso sólo cuando el  “yo”  sea un “nosotros”, cuando sea” nuestro espacio”.

Porque además de, legítimamente, tener el derecho de disfrutar del propio tiempo con la tranquilidad y el sosiego necesario que dan las alternativas, creo que tenemos el deber de disfrutarlo, de salir a la calle, hacernos ver, recordar que estamos aquí, (siempre hemos estado)… y que nadie olvide que es por nosotros (los que somos, los que estamos), y es por los que puedan estar, y es, en definitiva, por todos.

Yo ya no paseo por las calles, yo silleo las calles, y silleando estoy aprendiendo a descubrir un nuevo Madrid que empieza a romper cristales, y desde aquí hago de mis palabras mi mazo para seguir rompiendo, y confío en que pronto sillear por la ciudad sea tan fácil como caminar por ella.

Gracias…

Hasta pronto…

Cristina