“TERAPIA DEL BOSQUE” EN ENFERMEDADES AUTOINMUNES.

Dra. Susana Muñoz Lasa.

Médico Rehabilitadora ADEMM.

Para Lola, nuestra pionera en Terapia del Bosque.

Entre los muchos errores que los seres humanos estamos cometiendo en nuestra época actual, quizá el más grave de todos sea el desprecio y el maltrato hacia la naturaleza y a los animales. Estamos destruyendo el planeta. Y no existe método de maltrato animal que no hayamos practicado ya. Les tratamos con extrema crueldad creyéndonos superiores a ellos. Pensamos que somos  los amos de la creación, y no somos sino parte de ella. Y una parte muy insignificante, me temo. Pese a nuestros aires de grandeza, nuestra vanidad y nuestro egoísmo.

descarga.jpg

Fuente de la imagen: https://cdn.pixabay.com/photo/2015/10/05/15/36/forest-972791_960_720.jpg

El cardiólogo holandés Pim Van Lomel, en su libro, “Consciencia después de la vida[1], habla del estudio holandés (publicado en el Lancet) que realizó  con pacientes coronarios que habían sufrido una Experiencia Cercana a la Muerte, y nos cuenta las enseñanzas que las personas que han vivido esta experiencia, y han podido regresar para contarlo, traen consigo. Estas enseñanzas están despojadas de todo lo superfluo y todo lo postizo y  constituirían como “una hoja de ruta” para una vida plena. Al fin y al cabo, en la muerte uno no se lleva nada más que lo que es. Por tanto, una experiencia cercana a la muerte nos vacía de lo superfluo e innecesario de manera radical. Y es un privilegio conocer estas enseñanzas cuando todavía estamos a tiempo de aplicarlas y sin haber tenido que pasar por el trance de morir. A estas personas les cambia el sentido de la vida, dando importancia a aquello que verdaderamente lo tiene. Y todo ellos coinciden en que lo más importante es “la aceptación y el amor incondicional hacia ti mismo, hacia los demás y hacia la naturaleza Todo lo que se le haga a otro ser vivo tendrá también un impacto en uno mismo; esto se aplica tanto al amor y al afecto como a la violencia y a la agresividad. Por tanto, todo aquel que maltrata a la naturaleza y a los animales, está actuando en contra de las leyes universales de amor. Y tarde o temprano lo recibirá en sí mismo.

Un regreso completo a la vida en contacto con la naturaleza puede ser difícil para muchos de nosotros. Nuestras obligaciones cotidianas, trabajo, familiares, nuestra economía, puede obligarnos a ser un habitante de la gran ciudad, nos guste o no. Pero podemos hacer escapadas para contactar con ella. El contacto con la naturaleza hace tiempo que se sabe que puede mejorar los síntomas de estrés. Científicos del laboratorio de paisaje y salud de la universidad de Illinois, en estados unidos, han concluido que la naturaleza es un componente esencial para una buena salud y un factor influyente en el comportamiento humano. Según los investigadores, en zonas donde hay espacios verdes, la gente es más generosa y sociable y existen fuertes lazos de vecindad social y un mayor sentido de comunidad, más confianza mutua y una mayor voluntad de ayudar a los demás. En cambio, en entornos con menos zonas verdes, el índice de violencia, crimen y delitos contra la propiedad es mayor (Estudios de Kuo FE y col, del departamento de Recursos Naturales y Ciencias ambientales de la  Universidad de  Illinois, USA)

De nuevo desde Japón nos llega la ‘Shinrin –Yoku’  (literalmente, baño del bosque), que es el término que designa una nueva actividad: caminar por la naturaleza con los cinco sentidos. En España la hemos bautizado como “terapia del bosque” (Forest Therapy, en Inglés), que postula que la inhalación de los aceites esenciales que producen los árboles puede, por vía olfativa, modular las respuestas neuroendocrinas de estrés. Pasear por un bosque, abrazar un árbol… podría tener un correlato fisiológico que explicaría por qué resultan tan útiles para calmarnos. Pero también se puede abrazar un árbol desde un parque de nuestra ciudad. La clave está en el sentido meditativo de vivir el momento y olvidar el estrés. Son sesiones de dos horas de paseo por bosques terapéuticos con resultados sorprendentes. Hay descensos del cortisol, de la actividad simpática, y de la presión sanguínea. Disminuye por tanto el estrés y la ansiedad. Interactuar con la naturaleza disminuye la actividad del cortex prefrontal (la zona de toma de decisiones y planificación ejecutiva) y la actividad se desplaza entonces hacia las partes del cerebro relacionadas con las emociones, la empatía y el placer. Aumenta también el número de células NK, responsable de la lucha contra las infecciones y el cáncer[2], [3], y tiene efectos muy positivos en la mejoría del dolor, la depresión y la calidad de vida[4] .En un estudio realizado en Japón sobre 47 participantes en un programa de dos días de duración de terapia del bosque se evidenciaron mejorías con mayor actividad parasimpática, menor actividad simpática y disminución de la presión arterial[5]. En Japón, los resultados son tan evidentes que ya hablan de Forest Medicine[6], con estudios de revisión que muestran descensos en los niveles de cortisol, la actividad simpática, la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, y un aumento en la actividad simpática que indujo un estado de relajación. Los autores de estos estudios[7] aconsejan la terapia del bosque para disminuir la tensión sanguínea y la frecuencia cardiaca, la actividad simpática y las hormonas de estrés (efectos preventivos en hipertensión); para disminuir la ansiedad depresión, ira y fatiga y aumentar las células natural killer (protección frente al cáncer).

Por tanto, en pacientes con enfermedades autoinmunes, un simple paseo en contacto con la naturaleza podría modular su sistema inmune de forma muy beneficiosa. Aprovechémoslo.

[1] Pim Van lommel: Conciencia más allá de la vida. Girona, Ed. Atalanta S.L.,2015.

[2] Song C, Ikei H, Igarashi M, Takagaki M Miyazaki Y. Physiological and Psychological Effects of a Walk in Urban Parks in Fall. Int J Environ Res Public Health. 2015 Nov 9;12(11):14216-28.

[3] Ochiai HIkei HSong CKobayashi MMiura TKagawa T, et al.  Physiological and Psychological Effects of a Forest Therapy Program on Middle-Aged Females. Int J Environ Res Public Health. 2015 Dec 1;12(12):15222-32.

[4] Han JWChoi HJeon YHYoon CHWoo JMKim W. The Effects of Forest Therapy on Coping with Chronic Widespread Pain: Physiological and Psychological Differences between Participants in a Forest Therapy Program and a Control Group. Int J Environ Res Public Health. 2016 Feb 24;13(3).

[5] Park BJTsunetsugu YMorikawa TKagawa TLee JIkei HSong CMiyazaki Y. Physiological and psychological effects of walking in stay-in forest therapy. Nihon Eiseigaku Zasshi. 2014;69(2):98-103.

[6] Miyazaki YIkei HSong C. Forest medicine research in Japan. Nihon Eiseigaku Zasshi. 2014;69(2):122-35.

[7] Li QKawada T. Possibility of clinical applications of forest medicine. Nihon Eiseigaku Zasshi. 2014;69(2):117-21.

 

Anuncios

Trasplante de células madre y Esclerosis Múltiple Recurrente-Remitente.

Hoy queremos compartir con tod@s vosotr@s una entrada publicada en el blog Esclerosis Múltiple de Jesús Santiago (Suso), en el que nos presenta de, modo resumido, un  nuevo estudio de trasplante de células madre en la Esclerosis Múltiple Recurrente Remitente (EMRR).

Para leer la información completa, PINCHA AQUÍ. 

descarga.jpg

Fuente de la imagen: https://cdn.pixabay.com/photo/2013/07/18/10/59/stem-cell-163711_960_720.jpg

Al final de dicha entrada, se facilita un enlace al estudio completo publicado en Neurology.org.

Esperamos que sea de vuestro interés.

Un saludo y buen martes.